QUÉ ES Y CÓMO USAR EL CLICKER

¡Saludos! Antes de empezar, quiero aclarar que cualquier tipo de adiestramiento se puede desarrollar sin necesidad de ningún instrumento o herramienta, más allá de nuestro cuerpo y nuestra voz. Dicho esto, hoy vamos a analizar el clicker, herramienta mundialmente conocida y usada por infinidad de adiestradores.

¿Qué es? No os dejéis engañar por su nombre comercial, es simple y llanamente una cajita de plástico con una membrana de metal en su interior. Al pulsar esta membrana se produce su sonido característico, "el click" que da origen al nombre de la herramienta, ¡más sencillo que las instrucciones del Ikea!



Emmmm....no


¿Dónde puedo comprarlo? En cualquier tienda de mascotas o grandes superficies comerciales. Incluso lo regalan con manuales de clicker. No te preocupes porque su precio es muy económico (son dos plásticos...).





¿Para qué tipo de adiestramiento nos sirve? Para el adiestramiento en positivo. Recordad que es aquel en el que utilizamos refuerzos positivos para conseguir las conductas deseadas.

¿Se utiliza para reforzar en lugar de la comida? No. La comida así como nuestra voz, el juego o las caricias, son reforzadores primarios y el clicker es un reforzador condicionado.  Esto quiere decir que el perro, en el desarrollo de este adiestramiento, lo que buscará es que suene el click y no la comida. Lo que vamos a hacer es conectar el reforzador primario con el condicionado para marcar con precisión el momento exacto en el que aparece la conducta deseada.

Si te has caído de culo con la explicación, voy a ver un ejemplo más claro (a veces los adiestradores nos perdemos con los tecnicismos). Imagina el clicker como una cámara de fotos diminuta. El perro realizará una serie de conductas y nosotros iremos "fotografiando" aquellas que queramos reforzar. Esto nos permitirá avanzar poco a poco hacia la conducta deseada. Con este adiestramiento, al principio el perro no realizará las acciones deseadas pero nos sirve para ir puliendo su conducta hasta alcanzar el objetivo. Esto es lo que se conoce como moldeado de conducta.




¿Siempre habrá que usar el clicker? No, utilizaremos esta herramienta hasta alcanzar con la mayor precisión posible la conducta final. Luego cambiaremos la comida, reforzador primario, por caricias o juguetes, y cambiaremos el clicker, reforzador condicionado, por órdenes o comandos. Hasta llegar a ese punto iremos reforzando las ejecuciones que queramos mejorar, exigiendo progresivamente al perro mayor precisión si quiere ser reforzado. Tenemos que plantearnos el entrenamiento como una escalada de dificultad.


¿Cuál es para mí el mayor beneficio del clicker como herramienta de adiestramiento? Sin duda el timing que tiene (hola me llamo Meif y digo palabras raras ; ) ). Es decir, que podemos "capturar" con muchísima precisión la conducta exacta que deseamos. Imagina que la conducta que queremos reforzar es que el perro salte de una determinada manera. En el aire es casi imposible dar comida al animal, pero si podemos hacer click y una vez aterrice le daremos su comida.

¿Desventajas? Es una técnica relativamente sencilla, con buenos resultados. Actúa, como todo lo que sea un sonido, a favor de instinto del perro y no tiene variaciones de tono como pudiera tener la voz. Ahora bien, es una herramienta y como cualquier otra hay que utilizarla con paciencia y responsabilidad. Ni se te ocurra utilizarla si tu perro es demasiado ansioso o no responde bien a su sonido porque podemos agravar el problema sin quererlo (si es sordo tampoco...¡premio a la obviedad del año!). Ten presente que no siempre la comida es un buen reforzador primario, a veces es preferible un juguete, nadie mejor que su dueño para saberlo. 

¿Tiene Meif Howl un clicker? Sí, tampoco es que me apasione pero si quieres un adiestramiento rápido es lo mejor. Por cierto, es verde transparente... una preciosidad.

Si te quedan dudas después de todo esto pregúntame por las redes sociales. 

¡Hasta la próxima! ¡Un saludo... salvaje!

0 comentarios:

Publicar un comentario