SALUDO ENTRE PERROS Y JUEGO

Como recomiendo siempre desde CUIDACAN, presta mucha atención a la forma de relacionarse de tu perro ya que aprenderás mucho y te podrás anticipar a situaciones indeseadas.

Nuestros perros querrán siempre que les sea posible acercarse a otro ejemplar de su especie para entablar con él una conversación no verbal.

- Presentaciones: Cuando dos perros se encuentran por primera vez se saludarán. Si los perros no pueden tener contacto físico ladrarán para saludarse con ladridos cortos y agudos pronunciados en tono medio. Si por contra pueden entablar contacto físico los perros se harán un reconocimiento mutuo.

Este saludo consiste en olfatearse. Si somos observadores veremos que concretamente se huelen el ano mutuamente. Esta conducta que mucha gente entiende como desagradable para los humanos es de lo más natural en cualquier cánido.




Cerca del ano del perro se encuentran las glándulas anales. Estas glándulas son internas, no las podemos ver a simple vista, son dos y se encuentran por debajo del ano, una a cada lado. Por una parte sirven para lubricar las defecaciones, ayudando al tránsito intestinal  y por la otra  para la acumulación de feromonas. Estas feromonas son el olor característico de nuestro perro, es decir, su tarjeta de presentación.

Esta zona es muy sensible a infecciones y otros problemas por lo que el perro que olfatea obtendrá mucha y diversa información sobre su estado de salud, ánimo, alimentación, etc.



Si los perros han realizado este acercamiento es por propia voluntad. Nunca forzaremos un encuentro ya que no podríamos prever las consecuencias. Dos perros que no mantienen una actitud calmada y sumisa de forma natural evitarán un acercamiento. En próximas entradas desarrollaré este punto.

-Juego: Una vez presentados, los perros pueden optar por varias actitudes. Una de esas actitudes es la invitación al juego. Los perros mantienen un talante "juvenil y juguetón" toda su vida que solo decae con la vejez.

Si un perro quiere jugar con otro adoptará la posición de "reverencia". Es una posición estática que durará hasta que se acepte o rechace la invitación.



Esta misma posición también la reproducirán con nosotros, por lo general a los pies de una pelota, un palo o su juguete favorito. Esta señal nos indica que la poca tensión que pudiera haber entre dos perros ha quedado totalmente disipada.

Los juegos preferidos entre perros suelen consistir en perseguirse a gran velocidad, revolcarse e incluso morderse sin fuerza.


 Debemos dejarles jugar a su aire, pero siempre vigilando y controlando la situación. También encontraremos perros que no les gusta jugar por lo que deberemos respetar su decisión y evitar situaciones en los que el animal tenga que estar continuamente gruñendo para rechazar invitaciones de juego.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario