GATOS, POR LOS PELOS

No hay nada mejor que limpiarse el pelaje con unos buenos lametazos. Esto mismo te diría si fuera un gato, una de las mascotas más aseadas que podemos tener en nuestra casa. Los gatos tienen entre 800 y 1600 pelos por centímetro cuadrado. Sin duda es una densidad capilar espectacular... ¿Os la imagináis en humanos? Hoy vamos a seguir desarrollando la higiene del gato, un asunto... peliagudo.

Y como de pelos trata la cosa debemos saber que tanta densidad se consigue con unos folículos especiales que tienen varios tipos de pelo, primarios y secundarios. La función básica del pelo es... ¿la estética? Bien es cierto que es una de sus funciones pero es más interesante resaltar que sirve fundamentalmente como aislamiento térmico, barrera contra agentes externos y golpes e incluso como medio para comunicarse. Retomando la clasificación de pelos podríamos decir pues que los pelos primarios protegen y los pelos secundarios abrigan. Su crecimiento es de unos 0,3 mm diarios y la restitución de los folículos viejos por unos nuevos la conocemos como muda.

Para eliminar el pelo muerto el gato usará su rasposa lengua. Consta de papilas cónicas de considerable dureza que retiran el pelo sobrante y proporcionan al animal un placentero
masaje. Debemos recordar que las bolas de pelo formadas en el estómago son un asunto delicado que puede llevar una operación quirúrgica, por ello es imprescindible tanto el cepillado como la hierba o la malta que ayudarán al tránsito digestivo de los pelos.

Socialmente, el acicalamiento mutuo entre gatos es un síntoma de afecto, camaradería y sobre todo de respeto.

Y mientras disfrutáis viendo el espectáculo de autolimpieza de vuestros peludos, yo me despido, ¡Hasta la próxima!

0 comentarios:

Publicar un comentario