OBESIDAD EN PERROS Y GATOS

Una de mis experiencias más frecuentes en el trabajo con animales ha sido advertir al dueño de la mascota que ésta estaba pasada de peso. Y fijaos que digo "pasada" por no herir la sensibilidad de ningún propietario, pero en muchas ocasiones, en honor a la verdad, debería haber dicho que el animal está peligrosamente obeso. Por norma general la consideración que se le ha dado a esta advertencia ha sido prácticamente nula muy a mi pesar.

Aunque hemos avanzado mucho en este aspecto me cuesta creer la cantidad de gente que sigue pensando que la gordura es síntoma de salud y felicidad en los animales. Por otro lado, a muchas personas les parece adorable un perro o un gato cuyo peso esté desproporcionado.


Al ver imágenes de este estilo me gustaría decir a su propietario que si quería un animal "pesado" bien podría haber tenido un rinoceronte o un hipopótamo. Los gatos, tomando el ejemplo de la fotografía, disfrutan haciendo lo que su instinto les dicta, esto es, cazar, saltar, trepar y realizar toda clase de acrobacias. Espero que alguien me explique qué puede hacer un animal que triplica su peso normal y que apenas puede moverse, ¿Es feliz? Su dueño sin duda, pero el gato se verá atrapado y angustiado en un cuerpo contrario a todos los principios de la naturaleza.

En la gran mayoría de países del mundo la obesidad animal se da en porcentajes próximos al 50%. Estos porcentajes van de la mano del desconocimiento que sus propietarios tienen de los efectos dañinos del sobrepeso en los órganos y huesos de sus mascotas. Por todo lo dicho os voy a dejar una serie de consejos para combatirla:

La obesidad es una enfermedad. Si no lo aceptamos como tal y seguimos viendo a nuestra mascota como un peluche enorme estamos condenando a nuestros animales a una vida infeliz y de sufrimiento.

Cuando adoptes a un animal muy probablemente estará castrado. Los animales castrados tienden a engordar al disminuir las necesidades de gasto energético. Hoy en día existen productos alimenticios especializados en animales castrados. Igualmente útil es que preguntes a tu veterinario qué dieta se debe seguir. Así mismo recomiendo el aumento de la actividad física en cualquier animal castrado.

Debemos evitar los alimentos de muy baja calidad por su alto contenido en grasas y sodio.

Hay que ser estrictos en las raciones de alimento que damos al animal, sobre todo en el caso de los perros, y no abusar de los "premios". Si queréis adiestrar a un animal en positivo utilizar la ración que corresponda de la comida diaria como refuerzos, no añadáis más comida ya que además podría perder el efecto deseado.

Hay razas que engordan con más facilidad que otras como es el caso del labrador. Estudia la raza de tu animal y su predisposición a engordar.

Debemos ser rigurosos y sobre todo constantes con la dieta, el ejercicio y el control de los premios.

Recordad que un animal feliz es un animal en su peso.


0 comentarios:

Publicar un comentario