UN HÁMSTER EN CASA

Hola amigas/os. Pese a que en esta comunidad no solemos hablar de roedores hoy le vamos a dedicar esta publicación a los hámsters, estaréis de acuerdo con nosotros en que se lo tienen bien merecido. Este pequeño animal nos acompaña desde hace décadas en nuestros hogares, de hecho llegó a ser una de las mascotas más populares en los noventa.

¿Mamá puedo tener un hámster? A más de una madre le sonará esta pregunta. Es cierto que los hámsters son una mascota que no necesita grandes cuidados, no deambula por el hogar, no da mucho trabajo ni requiere  grandes espacios. Por todo esto han alcanzado un puesto de honor en el ranking de las mascotas más populares. Pero antes de responder a la citada pregunta, me gustaría que todos los padres del mundo pensaran que un hámster es un animal, un ser vivo que requiere atención y cuidados, por tanto, una responsabilidad. Este pequeño compañero bien merece meditar tranquilamente si nos podemos hacer cargo de él porque no es un juguete. Es absolutamente lamentable que mucha gente los trate como muñecos e incluso como modelos de ropa diminuta.

¿Qué necesitamos para tener un hámster?

  • Una jaula. Si sólo vamos a tener un hámster con una jaula de 20 x 30 cm sería suficiente. Si quisiéramos tener más ampliaremos el espacio para que estén cómodos. En cualquier tienda de mascotas podéis encontrar jaulas de varias alturas y tamaños.

  • Heno. Recordad que todos los roedores necesitan heno en cantidad, sobre todo los primeros días, para que ellos se puedan esconder ya que son animales muy susceptibles al estrés. El heno también es un alimento muy importante para ellos.

  • Pienso para hámster. Nos debemos asegurar de que el animal puede encontrar la comida con facilidad.

  • Celulosa o algodón para hámster. En las tiendas de mascotas podréis encontrar esta especie de algodón que el animal usará para hacer su cama o nido.

  • ¿Pueden comer fruta? Sí, vegetales, hojas verdes, pero sin pasarnos. Les podremos poner un poquito a diario.

  • Debemos colocar la jaula en un sitio cálido, en torno a los 25 grados sobre todo si son crías.

  • ¿Machos o hembras? Las hembras se llevan mejor entre ellas, los machos aceptan muy mal a nuevos machos que podamos introducir en la jaula. Tened cuidado si mezcláis machos con hembras porque son animales con mucha capacidad de reproducción.

  • Los primeros días, aunque sé que es difícil, absteneos de cogerlos y de darles "chuches". Hay que dejarles tranquilos hasta que se aclimaten a su nuevo hogar y tened cuidado con los "snacks" porque se dan atracones y les pueden sentar mal. 

0 comentarios:

Publicar un comentario