GATOS MILENARIOS Y OTRAS HISTORIAS

Los que ya nos seguís en twitter habréis podido ver que empezábamos la semana con una noticia sobre gatos. Arqueólogos de la Universidad de Washington en St. Louis han apuntado hacia el continente asiático como posible cuna de la domesticación del gato, hace más de 5.000 años. Hasta ahora se creía que este proceso era mucho más reciente y supuestamente habría coincidido con la civilización egipcia.

Sinceramente tenemos nuestras dudas. Como ya os hemos comentado hablando de los orígenes del perro, para que pueda hablarse de un proceso de socialización con el hombre o domesticación, es necesario encontrar restos arqueológicos del animal en cuestión junto a restos humanos. Como a nadie se le escapa, esto es harto difícil por lo que todas estas fechas hay que entender que no son demasiado fiables. Con esto no queremos decir que no hubiera ya gatos domesticados hace 5.000 años sino que es casi seguro que este suceso se produjo mucho antes.

De hecho se han encontrado restos de ambas especies juntas en Chipre datadas de hace 10.000 años. Lógicamente es absurdo pensar que el perro se domesticó hace 18.000 años y el gato solamente hace 5.000. Los asentamientos humanos implicaban alimento almacenado, este atraía a pequeños roedores y nuestro querido amigo felino no tardaría demasiado en acercarse tal y como sigue haciendo hoy en día, milenios después.



Otro handicap que tienen los investigadores es justamente la relación que el humano tenía con el gato. Los antiguos humanos entendían que esta especie era autosuficiente y no precisaba de una relación tan estrecha como el perro, por lo que le dejaban "hacer" a su aire. Esto no quiere decir que no existiera relación entre especies sino que no había necesidad de que ambas cohabitasen tan juntas como pudiera hacerlo el perro.

Por supuesto seguiremos informándoos para arrojar un poco de luz sobre el origen de nuestras queridas mascotas. Y por hoy nos despedimos dejándoos una gran historia que hoy mismo hemos publicado en nuestro twitter, la increible hazaña de Orlando, un valeroso can.

0 comentarios:

Publicar un comentario