LA NAVIDAD Y EL ESTRÉS EN LOS GATOS

Hola amigas/os. Ya va terminando el año y se acercan unas fechas caracterizadas por reunir a la familia o a nuestros amigos en casa, entre otras muchas cosas buenas. Ya sabéis que en Cuidacan somos muy "animales" y os tenemos que decir la verdad, el otro punto de vista: a nuestros amigos peludos no les gustan demasiado este tipo de fiestas.

Por norma general, los perros "se apuntan a un bombardeo", eso sí, debéis aseguraros de que el animal, con la llegada de tanta visita, se excita lo menos posible, respeta a los invitados y estos le respetan a él. Todos sabemos que en muchas ocasiones las fiestas se nos van de las manos... un poco por lo menos, así que es necesario que los perros no "sufran" las consecuencias de un exceso de diversión. Si queremos pasar una velada tranquila, habilitaremos un espacio para el animal y otro para los invitados. Y por favor, aunque sé que sobra decirlo, el alcohol puede ser mortal para cualquier mascota.


Hoy no es el turno de nuestros amigos los cánidos, sino de los felinos. Los gatos son animales caracterizados por sufrir frecuentemente estrés. Esta reacción fisiológica que nosotros sufrimos en el trabajo, cuando va perdiendo nuestro equipo favorito o cuando llegamos tarde a algún sitio, los felinos la sufren con mucha facilidad y afecta negativamente a su salud.

El cambio, en todo el amplio sentido de la palabra, es el enemigo número uno de los gatos y en estas fechas... ya se sabe... la decoración cambia, aparece gente nueva en casa, la gente viaja, los olores cambian e incluso... ¡mirad hay un árbol con luces en el salón! Creo que lo he dicho mil veces, pero hoy serán mil y una: el territorio es la vida del gato, su bien más preciado, vive y muere por él, tal y como hacen los grandes felinos del planeta. Puede parecernos un fastidio pero es así, para ellos cualquier cambio puede ocasionarles estrés. La decoración, nuevas mascotas, cambiar de casa, pintar las paredes de nuevos colores, la entrada de personas nuevas... para ellos todo es un engorro, pero claro, el ser humano se caracteriza por estar en constante cambio, ¡menudo dilema!



Llegados a este punto os daré un consejo: como sé que no podemos evitar todas estas cosas y menos en estas fechas, cuantos menos cambios efectuéis, mucho mejor para vuestros gatos. Presentadle los cambios con mucha paciencia, poco a poco, que se vaya acostumbrando a las novedades. Si vais a ausentaros durante uno o dos días recordad que es mucho mejor para el gato dejarle tranquilo y con las provisiones necesarias en su hogar que trasladarlo en trasportín.

Un gato puede manifestar el estrés de varias maneras. En la gran mayoría de casos que he conocido el gato se vuelve agresivo pero también puede ocurrir que se quede quieto y apenas se mueva. Otro efecto secundario es que suelen engordar. Si tu gato sufre estrés busca el posible origen y trata de solucionarlo. La mejor manera de entender a un animal y de hacerle feliz es poniéndose en su lugar.

¡Hasta la próxima!

0 comentarios:

Publicar un comentario