JUGAR CON PERROS Y GATOS, EL JUEGO DE RECOBRAR UNA PELOTA

¡Saludos amigos! Vamos a empezar a jugar con nuestro perro. Hoy vamos a desarrollar el famoso "juego de pelota". Aunque no lo creas esta actividad es mucho más compleja que lanzar un objeto a un perro para que corra tras él. Es importante que adaptemos la intensidad del juego a la raza y edad del animal. Así pues, un perro pastor "adolescente" necesitará mucho más ejercicio que un perro no deportivo de avanzada edad.


Como a las personas, cada perro estará más motivado por unos juegos que por otros. No te fíes de su raza, aunque ésta nos puede dar una buena pauta de por qué juegos debemos optar. Vamos a considerar el juego como un mecanismo en sí mismo para:

-Corregir problemas de conducta por hiperactividad.
-Reforzar nuestros vínculos.

¿Qué es el recobro de objetos?

Perseguir objetos en movimiento es algo que de forma natural gusta a muchos perros. Esta conducta conecta instintivamente con la herencia cazadora de los cánidos por lo que es muy fácil divertir al animal con este juego. Mucha gente recomienda este juego muy a la ligera obviando que el perro puede convertirse en un verdadero adicto a la pelota. Como toda actividad con nuestro can, debe estar regulada en tiempo y forma.

Antes que nada, si quieres practicar habitualmente este tipo de juego con tu mascota o incluso elevarlo a un nivel más profesional mediante el "disc dog", debemos hacer una revisión veterinaria de músculos, articulaciones y estado cardíaco del animal. Otra recomendación a tener en cuenta es practicar siempre este tipo de juego en terrenos lisos, sin piedras o agujeros que pudieran lastimar al animal. Elegiremos un terreno blando como una pradera o un parque, nunca realizaremos esta actividad en cemento o asfalto, pues podríamos acelerar el desgaste de articulaciones y almohadillas.


El juego durará entre 20 y 30 minutos. Este tiempo es suficiente para agotar a un perro, pero pararemos antes si el animal se agota o pierde interés. Sobrepasar la media hora en un juego de recobro intenso me parece peligroso y no lo recomiendo. Aunque parezca obvio, nuestro estado de forma debe ser el adecuado para no cansarnos nosotros mucho antes que el animal.

Es posible que el perro corra hacia la pelota pero no la coja o pierda interés. No siempre el culpable de ello es el juego en sí mismo sino el objeto que arrojamos. Prueba con diferentes juguetes para averiguar si alguno de ellos le motiva más. Sé que hay muchísima gente que lo hace, pero nunca lances al perro piedras, palos astillados, piñas o cualquier otro objeto que pudiera dañar la mandíbula del animal, desgastar el esmalte o causar la ingesta de pequeños trozos. Existen juguetes específicos para esta actividad como las pelotas o los discos.

Tú has de ser siempre quien controle el juego. El juego empezará cuando tú quieras y terminará cuando tú digas, no cuando lo desee el animal. Controla los tiempos, no lances la pelota de forma inmediata cuando el perro la traiga, aprovecha para practicar ejercicios de obediencia básica como el sentado, el tumbado o el quieto. Otras ordenes muy importantes en este juego son el ven y el suelta. Conviene que el perro aprenda estos comandos antes de considerar este juego, aunque algunos perros no los necesitarán para desarrollar la actividad.

Cuando termine el juego dale a tu perro otro juguete de presa, algo que dé la caza por finalizada y acuérdate de hidratarle debidamente.

¡Un saludo salvaje!

0 comentarios:

Publicar un comentario