CLASES DE REFUERZOS Y CLASES DE CASTIGOS

Muchas veces los adiestradores nos perdemos en un mundo de palabras técnicas y he de confesar que no soy nada partidario de usarlas. Cierto es que la psicología aplicada al mundo animal, así como la etología son ciencias y en consecuencia se expresan normalmente mediante tecnicismos. No obstante, el que va a aplicar esos conocimientos, o mejor dicho, quien yo quiero que los aplique, eres tú, una persona cuya profesión o conocimientos puede que no tengan nada que ver con el "mundillo" animal.

Particularmente creo que lo único imprescindible para aprender y aplicar los principios del adiestramiento o de la educación de perros y gatos es simplemente tener, valga la redundancia, un perro o un gato. He llegado a pensar que muchos cursos que imparten esta rama del saber creen que en vez de mascotas tenemos alguna clase de aplicación informática que se desarrolla con complejos parámetros y para colmo siempre en inglés, como si un perro o un gato fueran propios únicamente del mundo globalizado.

Por otro lado, no quiero que se me malinterprete pues no pretendo vulgarizar el adiestramiento ni la etología sino volverlos más populares y accesibles. Dicho esto vamos a repasar algunos conceptos básicos, muchos de los cuales ya han aparecido en esta web. Recordad que su uso es común independientemente de la mascota que tengamos.



1º REFUERZOS: los usamos para aumentar o generar conductas. Tipos:

  • Refuerzo positivo: tras la conducta el individuo (el animal) recibe el reforzador, a fin de que se repita dicha conducta.
  • Refuerzo negativo: aplicamos un estímulo aversivo, es decir, algo desagradable para el animal y este desaparece cuando conseguimos la conducta deseada.

2º CASTIGOS: los usamos para disminuir conductas. Tipos:
  • Castigo positivo: el individuo realiza una conducta y recibe estímulo aversivo.
  • Castigo negativo: retiramos algo reforzante para el individuo a fin de que no se repita una conducta.
 

3º PRECAUCIONES:  cada adiestrador utiliza su método aunque yo siempre recomiendo el refuerzo positivo pues es el más efectivo y el menos dañino en caso de emplearse mal.
  • No podemos castigar a nuestra mascota con un refuerzo negativo.
  • No podemos dar un castigo positivo esperando la conducta deseada.
  • Tened en cuenta que en la psicología del aprendizaje positivo significa aplicar y negativo retirar o quitar, nada que ver con bueno o malo.
 



    0 comentarios:

    Publicar un comentario