LA TOS EN GATOS Y PERROS

A mucha gente le resulta muy curioso que su mascota tosa, nunca imaginarían que algo tan humano como es toser podría darse en un perro o en un gato. La tos, y no descubro nada nuevo a nadie, es una expulsión brusca de aire por las vías respiratorias. Aunque parezca un tema trivial, muchos desconocen que puede implicar severas enfermedades de tipo respiratorio. Puede ser de dos tipos:
 
  • Aguda: Se presenta de forma abrupta y dura poco tiempo (minutos o días)
  • Crónica: Dura mucho más tiempo que la aguda (semanas o meses) y puede ser el síntoma de una bronquitis crónica entre otras afecciones.
 
Lo primero que hay que saber es que la tos es un síntoma de un proceso, no una enfermedad en sí misma por lo que su origen puede muy variado: una irritación, una infección, acumulación de líquido en las vías respiratorias, inhalación de gases tóxicos etc.



Dada la amplia gama de factores que la provocan, cada tipo tiene un tratamiento adecuado. Si vemos que la tos no es puntual y que se prolonga en el tiempo sin aparente causa, acudiremos al veterinario para que haga al animal las pruebas pertinentes (radiografías, ecografías o analíticas). Los tratamientos suelen ser medicamentos (antiinflamatorios, mucolíticos, corticoides, etc.) que irán dedicados a tratar la enfermedad en concreto que provoca la tos.
 
No interesa que acudamos al veterinario para que nos recete un antitusígeno porque eso sería un mero parche ya que, como he dicho, la tos no es una enfermedad sino un síntoma. Incluso un antitusígeno puede estar contraindicado causando a la mascota un problema mucho mayor del que tenía. 

0 comentarios:

Publicar un comentario