ENTENDER A UN GATO- COMPORTAMIENTO (PARTE 1/2)

Hoy, amig@s, vamos a aprender un poquito más sobre etología de los gatos de un modo ameno y sencillo. Existe un tópico muy arraigado entre la gente sobre la diferencia entre perros y gatos. Según este creer popular un perro es mucho más expresivo, más comunicativo y en definitiva, nos dice mucho más que un felino. Empezaremos desmintiendo esta creencia, o por lo menos matizándola, pues el saber popular referido a los animales... no es muy "sabio" por desgracia.

Los perros se comunican con los humanos de una forma más expresiva, más llamativa e incluso más ruidosa que un felino. Sin embargo, esto no quiere decir que los gatos no se comuniquen constantemente con los humanos o con sus semejantes, si bien su forma de hacerlo es mucho más sutil y podríamos decir que es más compleja de percibir, por lo que requiere mayor atención. Este plus de dificultad ha llevado a muchos humanos perezosos a pensar que el perro es la única mascota que nos "habla".

Tenemos que aprender a interpretar lo que nuestro gato nos quiere decir, porque os aseguro que constantemente está comunicándose con nosotros y con el entorno que le rodea. Vamos a desarrollar algunas consideraciones fundamentales:

1. La comunicación de un gato es fundamentalmente no verbal, es decir, va a comunicarse mediante su cuerpo y no mediante sonidos. Si usan la zona verbal puede ser a través de un maullido o un bufido, pero ellos prefieren no tener que recurrir a estos sonidos.

 
2. La cola es el indicativo clave en el que nos vamos a fijar. Un gato que levanta la cola y la mueve de forma relajada, como si fuera una serpiente, es porque está contento, muestra interés y participa con nosotros. Si baja la cola es porque ha perdido interés pero no hay nada que le inquiete o le moleste. Un gato que está tumbado (ya sabemos lo que les gusta acomodarse), le hablamos y mueve la cola suavemente quiere decir que nos está escuchando y participa a su manera en la conversación, no nos entiende pero le gusta lo que transmitimos mediante la voz. Este contoneo suave de cola puede servir también para decirnos que quieren iniciar un juego o que, simplemente, quieren entretenernos como lo haría una madre gatuna con sus crías.

Ahora bien, mucho cuidado cuando la cola del gato se mueve como un látigo, con un movimiento mucho más brusco que el anteriormente descrito. Esto quiere decir que hay alguna amenaza cerca o hay algo que no les gusta. Cuando esto ocurra debemos actuar con mucha pausa y cuidado porque el gato estará irritado. Posiblemente a simple vista nosotros no entendamos por qué el gato pueda estar inquieto pero debemos recordar que sus sentidos son muy superiores a los nuestros. También puede darse en el caso que el gato no tenga un buen día así que, si nos acercamos o le molestamos, que no nos sorprenda si nos llevamos un arañazo.

3. El segundo indicativo en el que nos fijaremos serán las orejas. Un gato suele tener las orejas puestas en una posición que le permita escuchar cualquier sonido, independientemente de donde provenga. Si se centran en algún sonido, moverán las orejas hacía aquello que les interesa. Cuando el gato se siente amenazado, asustado o está enfadado, pondrá sus orejas hacía atrás. El movimiento de orejas es muy similar al de los perros por lo que este indicativo nos sirve para ambas especies.


4. El tercer modo de comunicarse más importante en un gato es su cuerpo. Cuando un felino se enfada prácticamente todo su pelo se eriza y levanta el lomo en forma de arco. Esto le otorga una apariencia mucho mayor, que en el mundo animal sirve para intimidar a su oponente en caso de enfrentamiento. El problema radica en que cuando quieren jugar adoptan exactamente la misma posición, aunque normalmente se colocan en una postura más lateral. Esto lleva a mucha gente a confundir a un gato enfadado con un gato que quiere divertirse. Para diferenciar ambas actitudes nos fijaremos en las orejas, pues si están para atrás nos estará diciendo que está muy enfadado y si están normales querrá jugar con nosotros.
 
Bueno amig@s, de momento nos detendremos aquí porque creo que esta entrada está siendo ya demasiado larga. Espero que os esté resultando interesante. En la siguiente entrada seguiremos desarrollando este tema porque nuestros amigos felinos tienen mucho que decirnos. Recordad que podéis preguntar vuestras dudas por Twitter o Facebook (Cuidacan PerrosyGatos) o incluso con comentarios en este blog. Hasta la próxima.

0 comentarios:

Publicar un comentario