ENTENDER A UN GATO- COMPORTAMIENTO (PARTE 2/2)

¡Hola, amig@s! Hoy vamos a continuar con el estudio que empezamos la semana pasada sobre la comunicación de un gato. En la anterior entrada aprendimos todos los mecanismos no verbales de los que dispone un felino para comunicarse. Hoy es el turno de lo que los expertos llaman "la zona verbal", es decir, todos los sonidos que el gato es capaz de emitir.

Comenzamos con los maullidos que es, sin duda, el sonido más característico que un gato es capaz de emitir. Los estudios más recientes indican que existen más de 70 tipos de maullidos pero existen razas, como los siameses, más "charlatanas" que otras. Como ya sabemos, la comunicación de este animal es básicamente no verbal. Los expertos creen que los maullidos se han desarrollado sobre todo a consecuencia de la convivencia con humanos, adaptándose así a nosotros, ya que somos una especie que por norma emitimos sonidos para comunicarnos. Esto no quiere decir que los gatos no maúllen entre ellos, pero esta conducta se amplifica con los humanos.




¿Para qué sirve un maullido? Vamos a ver alguno de los usos más comunes:

Un maullido suave es un saludo, mientras que uno fuerte es el tono normal para una "conversación" entre gatos.

Los maullidos agudos, frecuentes y entrecortados, son propios de la época de celo y si el animal no está castrado puede resultar verdaderamente molesto ya que estos se producen con mayor frecuencia por la noche. Evidentemente este maullido sirve para atraer a los machos.

Un maullido también sirve a los pequeños gatitos para identificar a su mamá felina, siendo capaces de distinguir su maullido entre las diversas gatas de una colonia.

Con sus dueños los gatos maúllan en un tono más suave que entre ellos. Este maullido puede significar que el animal tiene hambre o sed, quiere mimos, desea mostrarnos su desacuerdo con algo o simplemente indicarnos su presencia. Tened claro que con un estado de salud normal un gato puede maullar por infinidad de cosas, somos nosotros quienes tenemos que saber qué nos está diciendo.

Lo que mucha gente no sabe es que cualquier animal aprende según el resultado de sus actuaciones. Con esto quiero decir que si un gato maúlla mirando una golosina que le damos de vez en cuando y nosotros se la damos respondiendo a su maullido, sabed que siempre que quiera esa golosina va a maullar en el mismo tono e intensidad que aquella vez que le dio resultado. Es decir, en el fondo  nos adiestran y por ello es tan importante observarles para aprender su conducta, teniendo siempre en cuenta que cada gato es un mundo.

 En segundo lugar citaremos el ronroneo. El ronroneo es por norma general una vibración de sus cuerdas vocales provocada por el gato ante situaciones de satisfacción. Sin embargo, ante una situación de estrés o de malestar un gato puede ronronear, así que como siempre os decimos, hay que saber lo que el gato nos dice en cada situación.

Para terminar, podemos hablar de los bufidos... pero simplemente diré que es poco aconsejable acercase a un gato que emite un sonido parecido al de una serpiente.


0 comentarios:

Publicar un comentario