AUTOCONTROL PERROS Y GATOS

Saludos, amigas/os. ¿Qué tal os va todo? Tengo que decir que las redes sociales son para nosotros una buena dosis de adrenalina. Cada vez conocemos a más gente que apoya el mundo animal y que difunde la adopción junto con nosotros. Somos una gran familia y cada día más numerosa.

Hablando de familia... cuando adoptéis un animal, si tiene la suerte de tener hermanos y madre (sean gatos o perros) conviene que los primeros dos meses los pasen junto a ellos. Seguramente a muchos de vosotros os suena el término "autocontrol". Los humanos aprendemos a respetar a los demás desde pequeños (aunque alguno no lo termina de aprender ni de mayor) pues las madres y padres fijan unos límites que los niños no pueden sobrepasar y, en el caso de los sobrepasen, recibirán el correspondiente correctivo.






Los perros y gatos comienzan a jugar con sus hermanos cuando su aparato locomotor y sus sentidos se lo permiten, esto es, escasas semanas después de nacer. Como no juegan con juguetes, muñecas o consolas, el juego más recurrente es jugar a morderse. Es en esta etapa cuando aprenden a no hacer daño a sus semejantes, guiándose por sus quejidos y por las correcciones de su sabia madre. A partir de este momento los cachorros habrán aprendido a dar una respuesta proporcionada a los juegos y sabrán morder "flojo" para jugar con sus semejantes o incluso con nosotros. Bien es cierto que esto mismo se lo podemos enseñar nosotros, pero no hay método de enseñanza mejor que el de la propia naturaleza. Aunque un animal aprenda el "autocontrol" no conviene que el juego con nosotros consista en morder, pues puede provocar algún desenlace muy desafortunado. Cada especie es diferente y ya que nosotros no somos ni perros ni gatos tendremos que adaptar el juego a nosotros y no adaptarnos nosotros al juego.

¡Hasta la próxima!

0 comentarios:

Publicar un comentario