EL VALOR DE LOS GATOS, LA HISTORIA DE TARA

¡Saludos una semana más! Como todos sabéis a los humanos nos encantan los tópicos. Tenemos una tendencia natural a clasificar todo lo que nos rodea y ponerle un calificativo. Por poner un ejemplo que conozco, en España cada región tiene una visión, generalmente  mala, sobre los habitantes de otras regiones y por el mero hecho de vivir en un determinado lugar ya se es tacaño, vago, chulo, bruto, etc. Seguro que en vuestro país os pasa algo parecido.

Bajo mi punto de vista, los tópicos los usa la gente que no conoce otras culturas, que es incapaz de integrarse o que discrimina aquello que no le es familiar. Si vivimos en un mundo global... ¿no sería mejor empezar a cambiar el "chip"?

Pues aunque no os lo creáis, en el mundo animal ocurre exactamente lo mismo. Pensamos que el perro es un amigo fiel, que siempre se alegra de vernos y que nos quiere por encima de todo. Por otro lado, pensamos que el gato es un animal al que no le importamos, que es independiente y que nos quiere de forma interesada. Aprovecho la oportunidad para animar a todas las personas que piensen así a que convivan tanto con perros como con gatos, estoy más que seguro que cambiarán drásticamente de opinión. Está claro que al ser dos especies diferentes expresan de forma diferente sus sentimientos ¡qué aburrido sería el mundo si todos fuéramos iguales! Además el perro tiene mejor fama, si bien es cierto que merecida, gracias a los medios de comunicación.

Por eso hoy vengo a mostraros realmente hasta donde está dispuesto a llegar un gato por nosotros. A continuación os pondré un vídeo sobre Tara. Cierto día, en California (EE.UU), un niño jugaba con su bicicleta a las puertas de su hogar. El papá del niño había colocado cámaras de seguridad por la casa y en todo momento se estaba grabando lo que ocurría. De pronto aparece un perro que sorprendentemente ataca al niño, mordiéndole y agitando la cabeza para despedazar la pierna del pequeño. Es en ese instante cuando aparece Tara, un pequeño relámpago común europeo. Surge en décimas de segundo, abalanzándose, sin pensárselo dos veces, sobre el perro y provocando la huida de este. El padre del niño ha subido el vídeo a YouTube.







No sabemos que le ocurría al perro, que aparentemente parece abandonado, lo cual me desagrada muchísimo. Lo que sí sabemos es que Tara salvó la vida del niño, sin dudarlo, sin temer por su vida, protegiendo a su querido amigo humano, que hoy, gracias a ella, puede seguir jugando y corriendo sin temor, bajo la atenta mirada de su ángel felino. Espero que esta valerosa gata enseñe a mucha gente que no tiene ningún sentido creer en los tópicos y que los sentimientos, en humanos y animales, son universales.
 
 
¡Hasta la próxima!
 

0 comentarios:

Publicar un comentario