JUNTAR GATOS CON BEBÉS

Hola amig@s. En este blog ya hemos desterrado para siempre la idea de que un gato es incompatible con la llegada a casa de un bebé humano ¿Aún no lo sabes? Pincha aquí para leer nuestra publicación. Hoy vamos a aprender lo necesario para que el bebé y el gato se lleven bien.
 
Lo primero que haremos será acostumbrar al gato a la existencia de los nuevos objetos que habrá en la casa. Me estoy refiriendo a la cuna, el cochecito o carrito y cualquier otro objeto de gran tamaño que queramos comprar. Recordad que los gatos son muy sensibles al cambio de mobiliario ya que esto supone una alteración en su territorio a la que se tienen que acostumbrar. Dejaremos que el gato huela las cremas que vayamos a usar, los pañales y las colonias.
 
En segundo lugar nunca colocaremos el arenero del gato en la habitación del bebé. Incluso cuando el bebé comience a gatear tendremos la precaución de que el arenero está en un sitio inaccesible para el nuevo inquilino humano, bastando con colocarlos en alto.
 
 
 
 
 
Una vez que nazca el bebé permite al gato acercarse, siempre poco a poco y con nuestra supervisión. Muy probablemente el gato se frotará con el recién nacido, para marcarle con sus feromonas, imperceptibles para nosotros, lo cual le identificará como miembro de su familia y le dará tranquilidad. Recordad que podemos marcar nosotros mismos todos los nuevos objetos del bebé con feromonas sintéticas para facilitarle la tarea.
 
Para evitar que el gato salte sobre la cuna del bebe, mientras este sea muy pequeño, podemos colocar una red de tela. Pero recordad que la supervisión e inculcar el respeto entre bebé y gato es la mejor herramienta para garantizar una buena convivencia. Cuando el bebé comience a explorar le iremos enseñando que el gato no es un juguete y necesita respeto y tranquilidad. Como en los primeros meses de vida del bebé nos será difícil controlar esto, proporcionaremos a nuestra mascota sitios donde pueda refugiarse cuando se sienta acosado. Por otro lado, no estaría demás acostumbrar al gato a cortarle las uñas, para evitar algún que otro arañazo de forma involuntaria.
 
Y hasta aquí el consejo de hoy, espero que os guste y recordad que os espero en Facebook.

0 comentarios:

Publicar un comentario