UN GATO EN UNA SESIÓN DE YOGA

Saludos amigos. Los gatos son curiosos por naturaleza, les gusta explorarlo todo y saber en todo momento lo que ocurre a su alrededor. Aunque también les encanta dormir, su necesidad de aventuras es insaciable y ésta es una de las razones por las que les gusta seguirnos cuando estamos en casa y observar todo lo que hacemos.


Esta curiosidad, a veces puede entorpecer nuestra actividad diaria de una manera muy cómica. Nuestro protagonista de hoy, un gato común naranja, se cuela en la sesión de yoga de su dueña y se convierte en el protagonista. Lo gracioso de este asunto, es que la propietaria del gato quería mostrar al mundo unos complicados movimientos de yoga, sin saber que lo único que mostraría sería la cara de su somnoliento amigo.

Y sin más, os dejo con el que ya apodan... "el gato arrogante". ¡Que lo disfrutéis!



¡Hasta la próxima!

0 comentarios:

Publicar un comentario