LA GUERRA DE FRANK CUESTA CONTRA VAYA FAUNA SEGÚN CATAIBH

Saludos amigos. Para situaros os diré que en España, durante un pequeño periodo de tiempo, se ha emitido en horario de máxima audiencia un programa de exhibición de animales llamado "Vaya fauna". En el show, algunos animales mostraban sus peculiares habilidades frente a la cámara.

Este espacio televisivo ha levantado huracanes de críticas y con razón. Nada que objetar de las personas que han llevado a su mascota, animal doméstico, a hacer trucos más o menos interesantes. Cada cual vende su intimidad y la de su mascota como mejor le parece.



Ahora bien, la crítica al show encabezada por Frank Cuesta y seguida por asociaciones como FAADA o el Partido Animalista, viene por utilizar animales salvajes. Los que adiestráis en positivo a perros sabéis que muchas veces el método no es capaz de controlar al animal. Pues ahora pensad en un animal salvaje, ¿creéis que se puede controlar en positivo a un animal , como un oso de 500 kilos capaz de acabar con la vida de todos los asistentes al espectáculo? Me temo que no.

Frank Cuesta y la cantante Soraya, defensora del programa de TV Vaya Fauna. Soraya, podrías dedicarte a cantar y dejar en paz a los animales.

Los perros y en alguna ocasión los gatos son los únicos animales que realmente desean estar junto al hombre, bien sea en un sentido familiar, en el caso de los cánidos, o en un sentido de comunidad, en el caso de los pequeños felinos. No nos engañemos, cualquier otro animal que por su propia voluntad no se acerque al hombre y tenga que ser retenido para que no escape, no es un animal doméstico.


¿Quién puede creer que un oso o un tigre prefieren estar encerrados en una jaula y tocar la trompeta, a estar en su hábitat natural donde son prácticamente los reyes? ¿Cómo podemos asemejar un animal salvaje a un perro o un gato que llevan conviviendo con el ser humano desde hace 16.000 y 5.000 años respectivamente? Nos toman por imbéciles.

La única manera de dominar a un animal de estas características es separarlo de su entorno y de su madre a edades tempranas y utilizar un método tradicional de adiestramiento extremo basado en la imposición de conductas por la fuerza. Y no hay más, que no nos vendan la moto, no hay ninguna otra vía. Con todo y con eso, siempre hemos sabido de algún caso donde el "domador" acababa devorado.

Os podrá caer mejor o peor Frank Cuesta, por su forma de expresarse, por sus modales, pero nadie le puede quitar la razón cuando dice que este tipo de programas pueden fomentar que a los ricos y poderosos, que no saben en qué derrochar su dinero, se les antoje tener un animal salvaje de mascota. De hecho, hay cientos de casos de leones y tigres como mascota, con las garras amputadas y los dientes limados, y otro sin fin de casos espeluznantes de animales esclavizados.






¿Qué ejemplo es este para la sociedad española? Nos quejábamos del "encantado de perros", cuyos métodos ya hemos analizado en esta web, pero que fomentaba la adopción y la tenencia responsable y ,con este programa que es una falta de respeto por los animales salvajes, ¿nos vamos a quedar callados? No señor.

Los famosos que han participado en el programa y encima salen públicamente defendiéndolo no tienen conciencia, salvo la del dinero. Si queríais hacer un show de animales, haber hecho por ejemplo un show de perros en un campeonato de agility. Pero no, no os bastaba con eso, teníais que sacar a un oso tocando la trompeta y bailando un aro.

La misma opinión me merecen estos nuevos cursos de las escuelas de adiestramiento, algunas de ellas en Madrid, que ahora enseñan a adiestrar animales salvajes. Tened cuidado con lo que hacéis, que al final estaréis entrenando domadores. Dado que no existe ninguna utilidad en entrenar a un animal salvaje, jamás paguéis por algo así, porque de otro modo, esta clase de negocio jamás terminará.

Y ya termino, diciendo que ojalá no vuelva a emitir jamás este show, y los famosos de turno pidan perdón por apoyar el programa. En Cataibh nos seguiremos partiendo la cara contra los circos con animales, cursos de adiestramiento irresponsable y shows de TV, hasta que la sociedad entienda qué es el respeto por el mundo animal.

¡Hasta la próxima! ¡Un saludo... salvaje!



0 comentarios:

Publicar un comentario