RESPONDIENDO A VUESTRAS PREGUNTAS. CACHORROS EN CASA.

¡Saludos! Si acabas de entrar por primera vez en esta web, te diré que la finalidad básica de mi web es ayudar. Ayudamos a crear conciencia sobre la adopción, a recaudar fondos para refugios de animales, a difundir casos de abandono, a conectar a peludos sin hogar con futuros adoptantes y, cómo no, a resolver dudas sobre adiestramiento, psicología animal y etología. Es por ello, que si tienes alguna consulta o dudas con tu mascota puedes enviármela mediante las diferentes vías de contacto que encontrarás en esta misma web.




La consulta de hoy la realiza vía Twitter @PabloSerranoG97. Muchas gracias, Pablo, por tus preguntas, vamos a ver qué nos cuentas (el mensaje original ha sido reducido por respeto a la intimidad de su autor):

- "Sin embargo, me siguen surgiendo algunas dudas, sobre el tema de cachorros sobre todo, y el adiestramiento, sobre todo la obediencia, y como llevarla a cabo de forma eficaz y optima"

Si adoptamos a un perro cachorro no nos debemos volver locos con el adiestramiento. El adiestramiento es una disciplina de trabajo con los animales domésticos, disciplina que suele confundirse con proporcionar al perro una educación adecuada. Un cachorro es como un niño: juega, investiga, hace travesuras, aprende por el resultado de sus acciones y duerme durante largas horas.

Lo que menos le atrae a un cachorro de pocas semanas es realizar intensas jornadas de adiestramiento. ¿Entonces, como es un cachorro, le dejo hacer lo que quiera? No, ahí está el extendido error. La educación, las pautas y la disciplina se deben trabajar desde cachorros porque de lo contrario el perro crecerá descontrolado y con problemas de conducta. No hablamos de adiestramiento, sino de educación, de nada sirve un perro que sabe hacer un comando típico del adiestramiento como es el "junto", si después resulta que es posesivo con sus juguetes.

Por eso, cuando tenemos un cachorro lo más importante es primero socializar al perro. Esto significa exponer al animal a todo tipo de estímulos externos: coches, bicicletas, patines, hombres, mujeres, niños, otros animales, ruidos intensos, aparatos domésticos y cualquier otra cosa que se nos ocurra. Esto evitará fobias y problemas de conducta en un futuro. Poco a poco podemos ir introduciendo comandos sencillos como el sentado.

Lo siguiente más importante es fijar pautas de comportamiento. Ejemplos: En esta habitación no puedes entrar, en mi cama no te puedes tumbar, esperarás antes de empezar a comer, puedo meter la mano en tu comida, yo puedo coger tus juguetes, por la puerta salgo yo primero, ladrar no sirve para llamar mi atención, etc. Sin estos límites, la convivencia se complica y más si nuestra casa es pequeña. La limitación de la conducta parte de un enfoque naturalista, ya que en el mundo salvaje las madres de los cánidos les dicen a sus pequeños lo que pueden y no pueden hacer. Ante todo paciencia y firmeza, sin voces ni perder los nervios.

- "Cuando un cachorro llega a casa, como aprender a realizar necesidades fuera? Y si lo hace dentro, hay que hacer algo al respecto?" 

Para esto no hay fórmulas mágicas. Un cachorro no controla su esfínter. De nada sirve regañar al perro porque lo que conseguiremos es que orine a nuestras espaldas o incluso que se coma sus propias heces. Por lo general, a ningún animal le agrada hacer sus necesidades dentro de su hogar, por lo que dale tiempo. Si el perro no puede salir a la calle (por vacunas) podemos habilitar una zona con periódicos provisionalmente sobre un suelo poco poroso, como el de un baño o una cocina. El problema es que si el perro entiende que el wc es ese, puede ocurrir que al salir a la calle retenga sus deposiciones para hacerlas en casa.  

Si no tenemos jardín y no podemos salir a la calle, cuando el perro orine fuera del periódico, lo mejor que podemos hacer es limpiarlo inmediatamente. Una vez que el cachorro salga a la calle esperaremos todas las horas que haga falta para que haga sus necesidades. Una vez las realice aplicaremos un refuerzo positivo, como una golosina o caricias, para que el perro entienda que el baño está fuera de casa. Con esta técnica en positivo, el perro aprenderá inmediatamente y es muy improbable, salvo que no pueda aguantarse, que vuelva a orinar dentro de casa.

Y esto es todo. Para cualquier aclaración me tenéis disponible en las redes sociales. Muchas gracias  por las preguntas y nos vemos aquí en la próxima publicación.



¡Hasta la próxima! ¡Un saludo salvaje!






0 comentarios:

Publicar un comentario