ESTE GATO ES UN DEMONIO ... O ESTE DUEÑO NO SABE LO QUE HACE

Saludos amigos. He revisado muchos casos de personas que dicen que su gato es agresivo, les muerde, araña o rompe objetos, ¿pero, de quién es la culpa?

Para no extenderme demasiado en mi explicación, comenzaré diciendo que el error más frecuente es creer que un gato es un perro. Nada más lejos de la realidad, la forma de acercarse a un gato debe ser completamente diferente a la de un perro.


Si a un gato no se le acostumbra desde cachorro a ser manoseado es muy probable que no tolere que se le acaricie constantemente. En tal caso, debemos saber cuando el gato quiere cariño y cuando prefiere estar a su aire.

En segundo lugar, está el juego. La mejor forma en la que podemos jugar con un gato es mediante juguetes, cuanto más podamos alejar el juego de nuestras propias manos mejor. Si bien es cierto que los perros toleran jugar de forma más tosca, los gatos no suelen soportar que se les agite de forma brusca para jugar. Recuerda que el respeto es la cualidad principal que rige una relación entre gato y humano. Si acostumbras a un gato a jugar con tus propias manos, o cualquier otra parte de tu cuerpo, no te sorprenda que confunda tus extremidades con juguetes de caza.


¿Qué hacemos si un gato nos araña o muerde en medio de un juego? Cuando esto ocurra, en lugar de gritarle o asustarle (cosas que jamás haremos), terminaremos el juego e ignoraremos al animal para que aprenda que no toleramos su conducta. Esta respuesta elimina el estimulo positivo, el juego, por lo que el gato aprenderá poco a poco a que no debe morder ni arañar para seguir jugando.

Por último debemos erradicar la creencia de que un gato únicamente duerme y no necesita jugar. Es imprescindible que cansemos a nuestro amigo felino todos los días, como mínimo durante media hora. Así canalizaremos su energía en el juego y evitaremos que pueda atacar el mobiliario del hogar.

Así que antes de echar las culpas al gato, preguntémonos si realmente lo estamos haciendo bien.

¡Hasta la próxima! ¡Un saludo salvaje! 

0 comentarios:

Publicar un comentario